1.

La oscuridad
sabe más de valor
que de coraje.


2.

No hay precisión,
sino aproximaciones
que son exactas.


3.

Nadie se orienta:
los puntos cardinales
son más de cuatro.


4.

Brilla el destino
de los desesperados
que no sucumben.


5.

Agonizamos:
no somos artefactos
más que aparentes.


6.

La desmemoria
es parte del recuerdo
más arraigado.


7.

Si la verdad
tiene piernas, no importa
cuán largas sean.


8.

Nunca volar
fue motivo de queja
ni mal agüero.


9.

No hay ambición
más profunda que el vicio
de un desterrado.


10.

La reflexión
y el reflejo conviven
en los espejos.


11.

Son las burbujas
del amor lo que flota,
no los amantes.


12.

Roza el destino
la libertad trazada
por nuestra historia.


13.

Crecen sin sombra
las criaturas más dulces
que nos amparan.


14.

Sobre su eje
gira hasta el más complejo
de los mortales.


15.

Nada estimula
más que ese raro estímulo
no estimulado.


16.

Un laberinto
serpentea debajo
de cualquier piel.


17.

No vuela el hombre:
lo trasladan los monstruos
que ha fabricado.


18.

Baila la vida
del que ha perdido todo
y del que tiene.


19.

¿Qué nos espera
detrás de cada encuentro
que no esperamos?


20.

Dichoso aquel
que pesca en lo profundo
de una mirada.


20.

Cuando el día acaba, en el país del caos reina la calma.


22.

La precaución
da consejos riesgosos
al ya prudente.


23.

Nuestro pasado
corcovea: el futuro
deja domarse.


24.

La tentación
de ser dos es la forma
para fundirnos.


25.

Estamos hechos
de agua y de fibras, pero
también de aire.


26.

Del otro lado
no hay mucho más que de este,
ni muy distinto.


27.

No hay equilibrio
más endeble que el que
da la certeza.


28.

Nadie naufraga
más profundo que cuando
se hunde en sí mismo.


29.

Suman y restan
las piedras del camino,
vivas o muertas.


30.

Hay más ideas
que las que caben dentro
de una cabeza.


31.

Sin lo de afuera
no existirá un adentro
para que importe.


32.

El que no escucha
termina por llenarse
de pensamiento.


33.

Son las palabras
las que dejan flotar
a lo terrestre.


34.

No hay semejanza
sin diferencia, ni
brillo sin culpa.


35.

El equilibrio
comparte la intuición
con la memoria.


Un alma cabe
detrás de la esperanza
del que no sueña.


¿Qué nos compone
cuando todo lo que era
se ha descompuesto?


Nunca podremos
escapar del cansancio,
ni él de nosotros.


La claridad
que viene desde arriba
siempre es oscura.


40.

Nada contiene
más que los restos sordos
de su nostalgia.


41.

El sedentario
viaja hacia la quietud
con energía.


42.

Las apariencias
nos ocultan si muestran
lo que sí somos.


43.

En cada obstáculo
se esconde una razón
y un sinsentido.


44.

Pasan los límites
y quedan las palabras
que los explican.


45.

Entre los brillos
y las oscuridades
está la calma.


46.

El caminante
conoce con los pies
lo que no mira.


47.

No hay más verdades
que las que no se cuentan
a la conciencia.


48.

Más relativo
que el peso de las cosas
es su sustancia.


49.

Las mentes juegan,
para diferenciarse,
a pensar juntas.


50.

Nos cambia la
línea de flotación
cada naufragio.


51.

El árbol viaja
a través de la rama
que suelta el fruto.


52.

¿Qué nos espera
después de la nostalgia?
No es el descanso.


53.

De la cabeza
parten las sensaciones
más impensadas.


54.

Sobre los hombros
de gigantes veremos
nuestro descenso.


55.

Hasta el retoño
más aislado florece
si el sol lo alcanza.


56.

Se oculta solo
de sí mismo quien sabe
dónde se ha ido.


57.

Las ideas fluyen
con la velocidad
de los silencios.


58.

Es el reposo
más profundo si el viento
sopla en la espalda.


59.

La identidad
se construye con restos
de mil pasados.


60.

Son más ambiguas
las falsas coincidencias
que nuestras sombras.


61.

La calidad
juzga a la cantidad
por su tamaño.


62.

Corremos tras
una comunidad
de pensamientos.


63.

Nos une tanto
la noche como el vilo
de la mañana.


64.

Nadie se acusa
a sí mismo de nada
que ha realizado.


65.

La libertad
tiene menos de acción
que de codicia.


66.

Las veleidades
saben menos de estética
que de ridículo.


67.

¿Qué nos perturba
más que pensarnos dentro
de nuestros cuerpos?


68.

El truco está
en cambiar la coraza
por un descuido.


69.

El lado oscuro
de la sombra no sabe
que moriremos.


70.

Clasificando
convertimos al mundo
en nuestro caos.


71.

Nada es mas fuerte
que la debilidad
del que contempla.


72.

Si se despliegan,
las ideas parecen
descontinuadas.


73.

Se complementan
las cosas con los seres
que las habitan.


74.

¿Cuánta rutina
nos espera al comienzo
de un ciclo nuevo?


75.

Somos más fieles
a las noches promiscuas
que a nuestros sueños.


76.

Está en las tripas
el verdadero amor
de los que arden.


77.

La creación deja
una estela de fibras
en lo que toca.


78.

Si tambalea,
el equilibrio vale
más que lo estático.


79.

El entusiasmo
de la felicidad
es zigzagueante.


80.

Conquista el mundo
quien piensa con la mente
sobre el cerebro.


81.

Constelaciones
de recuerdos nos unen
con el futuro.


82.

Nada es más mágico
que la noción de truco
no revelado.


83.

Espantapájaros
que quieren atraerlos
son los humanos.


84.

En torno al núcleo
de cada sentimiento
hay una idea.


No es el olfato
el sentido más noble,
sino el más sabio.


Las ilusiones
son la carga más densa
de los frustrados.


No hay más opciones
que las que no rompemos
al decidirnos.


Dar una mano
sirve si no se espera
recuperarla.


Cuando un mensaje
se queda en el camino
es más que ruido.


90.

Nos dibujamos
cada vez que la suerte
juega a borrarnos.


91.

Hay dos sentidos
para todo. Ninguno
nos marca el rumbo.


92.

Las alegrías
siempre parecen pocas.
Por eso brillan.


93.

Desarraigado,
el pensamiento llega
a lo profundo.


94.

Nunca un anuncio
satisface al que espera
ser satisfecho.


95.

Flotan las almas
de los desesperados
que las perdieron.


96.

No somos dueños
ni de nuestras ideas
más oportunas.


97.

Llegan más lejos
las pasiones cercanas,
porque no vuelan.


98.

Un laberinto
no sabe qué es perderse
ni qué es salir.


99.

Nunca se viaja
más lejos que hacia adentro
de la memoria.


100.

El contenido
de cada sensación
juega a ser forma.


101.

Es nuestro núcleo
el centro del planeta
que nos circunda.


102.

Mira el olvido
hacia adelante. Nunca
regresará.


103.

Libera el trazo
el creador que atraviesa
sus obsesiones.


104.

En la cabeza
se concentran los miedos
menos temibles.


105.

El solidario
para auxiliar a otro
busca ayudarse.


106.

Juega el desánimo
con la prosperidad
de la alegría.


107.

El apurado
construye, sin saberlo,
su propio encierro.


108.

No se disfraza
quien disimula más,
sino el sincero.


109.

Es la distancia
entre razón y pulso
lo que nos hace.


110.

Nuestros anhelos
suelen dejar atrás
a nuestros sueños.


Salen las dudas
a liberar certezas
cuando amanece.


Baila la suerte
al ritmo sincopado
de la esperanza.


113.

La observación
de la otra realidad
la desvanece.


114.

No le depara
más que intriga el destino
al que no cree.


115.

El dibujante
se boceta a sí mismo
en cada trazo.


116.

La tentación
domina al pensamiento
más que al instinto.


117.

Solo un travieso
comprende el sacrificio
que es aquietarse.


118.

El aire mueve
lo que aplaca el sonido:
nuestras distancias.


119.

¿Cuántos sentidos
abriga una ilusión
desorientada?


120.

No está en la calma
sino en otra tormenta
su complemento.


121.

Los pensamientos
pueden leerse cuando
menos se piensa.


122.

Nada nos mueve
más que la claridad
de lo invisible.


123.

Rueda la suerte
cuando se desconfía
del porvenir.


124.

Una certeza
puede ser el origen
de cien misterios.


125.

¿Adónde apunta
aquél que no conoce
su cometido?


126.

No hay aliciente
más efectivo que
la mejor víscera.


127.

Una armadura
aceitada es más ágil
que una piel áspera.


128.

Pierde el abrigo
de una memoria cálida
quien nunca lee.


129.

La proyección
de una duda no tiene
techo ni base.


130.

La diferencia
entre el pobre y el rico
está en qué carga.


131.

Juegan los límites
a desaparecer
si se los reta.


132.

Todo regresa,
salvo la convicción
del que no avanza.


133.

No hay desconcierto
sin objetivos ciertos
y metas falsas.


134.

Nos desafía
tanto la oscuridad
como el destello.


135.

Duermen los sueños
cuando escapa la noche
por la ventana.


136.

La madurez
separa a la emoción
de la inocencia.


137.

Nos enaltece
más la resignación
que la porfía.


138.

Dentro de cada
esperanza se aloja
una ilusión.


139.

Duerme el deseo.
Lo arropan la costumbre
y el pensamiento.


140.

Es envolvente
cada preocupación
que nos desata.


141.

La desmemoria
construye más recuerdos
que la experiencia.


142.

Tantas sorpresas
nos regala el trajín
como el descanso.


143.

El animal
que nos habita sabe
reconfortarnos.


144.

Desde las luces,
las sombras pasajeras
son más difíciles.


145.

A veces, no es
acertar el mejor
de los destinos.


146.

El horizonte
navega sobre el mar
de los anhelos.


147.

Al fin, resulta
cierta incomodidad
indispensable.


148.

Cuando se suman
los problemas, se restan
las soluciones.


149.

Siempre es más fácil
engañarse a uno mismo
que a los demás.


150.

No sobra alquimia
en las intersecciones
de dos personas.


151.

Entre la búsqueda
y el hallazgo, hay un mundo
de desencuentros.


152.

Es el misterio
lo que roza la piel
de la esperanza.


153.

Nada avergüenza
más que la imagen mustia
de nuestros miedos.


154.

Las ideas buenas
son duras. Las mediocres,
blandas. No hay malas.


155.

Nos exhibimos
para ocultar al mundo
nuestros secretos.


156.

¿Cuál obsesión
nos dejará, por fin,
algo de calma?


157.

La vanidad
muestra más el recato,
aunque sin gracia.


158.

Sabemos qué es
lo que sobra, si falta
algo trivial.


159.

«¡Naturaleza!»
gritan las emociones
plastificadas.


160.

Entre la angustia
y el jolgorio, descansa
nuestro camino.


161.

Los objetivos
y las vicisitudes
son compañeros.


162.

Son más jugosos
los entusiasmos que
nos atraviesan.


163.

La cantidad
de la calidad ama
su inconformismo.


164.

El juego juega
con cada jugador
que lo enseriece.


165.

Desde el cariño
se parte para ir
hacia la paz.


166.

Escapa el hombre
de lo que lo provoca
sin perseguirlo.


167.

Las intenciones,
como las modas, pasan
sin dejar huella.


168.

Si se impacienta,
¿deja de ser la calma
o es con más fuerza?


Crecen las dudas.
Las riegan la esperanza
y el desconcierto.


170.

Las impresiones
no se quitan tan fácil
como parece.


171.

La desmemoria
baila al son de la música
de los recuerdos.


172.

Idas y vueltas
preocupan menos que
avances llanos.


173.

Somos curiosos
porque nunca sabemos
qué nos espera.


174.

Nos atraviesan
más las distancias que
las cercanías.


175.

La solución
y el final de un problema
no son iguales.


176.

Quedan sorpresas
cuando el cuerpo se piensa
distraídamente.


177.

La pasión fría
no nos derrite tanto
como el recuerdo.


178.

¿Qué quedará
después de la nostalgia?
¿Risa, tal vez?


179.

¿Cuántos habitan
los sitios en los cuales
viven los sueños?


180.

Somos aquello
que podemos hacer
con nuestros límites.


181.

La identidad
se esconde en la virtud
de los defectos.


182.

Entre dos mundos
se debate el que sabe
que no está solo.